Al señalar la Articulación Temporomandibular, se hace referencia a ambas uniones de tipo bisagra que acoplan a la mandíbula con los huesos del cráneo y que, en conjunto con los músculos, ligamentos y discos,  permite los movimientos de apertura, cierre y lateralidad de la boca durante la masticación, el habla o la deglución.

La alteración de esta zona ocurre cuando se modifica el funcionamiento normal de dicha articulación, generando trastornos a nivel de los músculos y del hueso de la mandíbula. Por esta razón, todos aquellos problemas que dificultan el desempeño correcto de este sistema se agrupan bajo la denominación de: Desorden Temporomandibular.

Es frecuente escuchar que el paciente describe cómo su mandíbula salta, chasquea o se atora por unos segundos por lo que se hace complicado determinar la causa exacta de este padecimiento. A menudo la presencia de uno o varios síntomas puede ser indicativo de ésta alteración y la forma de confirmarla es mediante un diagnóstico completo que incluya historia odontológica exhaustiva, examen clínico y radiográfico.

 

Algunos de los síntomas del Desorden Temporomandibular más comunes son los siguientes:

  • Sensación de que la mandíbula se “traba”, se cierra o se sale de su lugar.
  • Chasquido o tronido durante los movimientos de apertura y cierre de la boca.
  • Molestias durante el bostezo, al abrir la boca ampliamente o al masticar.
  • Dolor en los músculos de la mandíbula.
  • Cambios repentinos en el modo en que los dientes superiores e inferiores encajan unos sobre otros.
  • Dolores de cabeza (frecuentemente parecidos a las migrañas), dolor de oídos, y dolor y presión por debajo de los ojos.

¿Cómo aliviar los síntomas del Desorden Temporomandibular?

Actualmente no existe un cura concreta para las alteraciones de la Articulación Temporomandibular; sin embargo se pueden emplear diversos métodos paliativos que reducen sus síntomas en forma significativa. Los profesionales pueden indicarle uno o varios de los siguientes tratamientos:

 

  1. Para el espasmo Muscular y el Dolor:
  • Aplicar calor húmedo en la zona.
  • Bajo indicación profesional tomar medicamentos miorrelajantes o analgésicos antiinflamatorios.
  • Aprender técnicas de relajación para controlar la tensión muscular y eliminar el estrés.
  1. Para reducirlos efectos dañinos de apretar los dientes excesivamente:
  • Su dentista recomendará el uso de un aparato denominado Placa Miorrelajante Muscular hecho a la medida de su boca y de su mordida, que se desliza sobre los dientes superiores y evita que se rechinen contra los inferiores.
  1. En casos severos: Cuando los otros tratamientos no logran corregir la alteración
  • Se recomienda Cirugía
Share This
WhatsApp chat Chatea con Nosotros por WhatsApp