Uno de los elementos fundamentales de nuestra apariencia y autoestima, es la sonrisa. Es por ello que cuando los dientes se tornan amarillentos u opacos pueden llegar a afectar la confianza del paciente y éste es el principal motivo para iniciar un tratamiento de blanqueamiento dental.

Sin embargo, con el paso del tiempo han surgido mitos alrededor de este tipo de tratamientos, que le hacen creer al paciente que no es seguro o que dañará de alguna forma sus tejidos bucales. Te ayudamos a entender cómo funciona, cuándo está indicado, cuando puede hacer daño, qué es cierto y qué es falso con respecto a este tema:

 

  • MITO #1: Las cremas dentales blanquean los dientes: Esto es FALSO, al ser abrasivas pueden ayudar a mantener un tratamiento de blanqueamiento ayudando a remover las manchas más externas, pero su contenido de peróxidos oscila entre 1 y 2%; mientras que los profesionales emplean concentraciones de dicho producto de 16 y 22% en adelante. Es por ello que los contenidos activos de las cremas dentales son muy pocos como para generar un cambio notorio, lo que puede generar decepción en la gran mayoría de los casos.

 

  • MITO #2: Puedo usar recetas caseras para blanquear mis dientes sin ir al dentista: FALSO, éstas combinaciones “sencillas y rápidas” como el bicarbonato de sodio, limón y agua o como el carbón activado que actualmente se emplean en forma desmedida para conseguir un tono dental más claro, no poseen el potencial de blanquear las piezas dentales. Por el contrario, pueden rayar el esmalte y producir lesiones de tipo abrasivas que con el tiempo pueden acarrear problemas de sensibilidad.

 

  • MITO #3: El Blanqueamiento debilita los dientes o derrite el esmalte: FALSO, el gel blanqueador está compuesto por peróxidos (de hidrogeno o de carbamida) que generan una espacie de efervescencia que se introduce entre los prismas del esmalte y aclara los pigmentos que oscurecen los dientes. Éste proceso no es abrasivo ni perjudicial para las estructuras dentales y los productos de uso profesional están aprobados por la FDA (Food and Drugs Administration).

 

  • MITO #4: Los dientes quedan sensibles después del Blanqueamiento: VERDADERO y varía de acuerdo al paciente; esto puede ocurrir durante o después del tratamiento ya que la acción de los peróxidos puede irritar de forma reversible la pulpa dental. Disminuir al máximo esta sensibilidad depende del manejo profesional de terapias de fluorización antes y después del blanqueamiento dental.

 

  • MITO #5: El Blanqueamiento Casero no funciona: Esto es FALSO, al seguir el mismo principio, todos los productos de uso profesional para el blanqueamiento dental ya sea de peróxido de hidrógeno o de carbamida en diversas concentraciones, liberan oxígeno y cambian los tonos amarillentos del diente. Por esta razón no hay tratamiento más o menos eficaces.

 

  • MITO #6: Cualquier persona puede someterse a Blanqueamiento: EXISTEN EXCEPCIONES a la cuales no se les recomienda aplicarse este tipo de tratamiento, como por ejemplo mujeres embarazadas, personas alérgicas a los componentes del gel, pacientes con enfermedad periodontal, retracción de las encías, con muchas restauraciones y/o menores de 15 años (a quienes aún no se les ha formado el esmalte completamente).

 

  • MITO #7: Los dientes vuelven a oscurecerse con el paso de los años: La longevidad del Blanqueamiento dental puede variar según la respuesta de las estructuras dentales de cada paciente y depende fundamentalmente de los cuidados que aplique. Es por ello que se recomienda evitar el consumo de ciertos alimentos, bebidas o productos que puedan afectar el aspecto de los dientes o el resultado del tratamiento durante y después del mismo. Luego de aplicado el gel, el “color satisfactorio” puede mantenerse entre 1 y 3 años y de reducirse nunca llegará al tono inicial previo al blanqueamiento siempre y cuando el paciente no consuma en exceso café, té, vino tinto o cigarrillos.

 

Es importante que antes iniciar cualquier tratamiento de blanqueamiento, visites a tu odontólogo para que evalúe de forma integral tu salud bucal y te informe si eres candidato para iniciarlo, cuál es el que más te conviene y cuáles cuidados debes tener.

Share This
WhatsApp chat Chatea con Nosotros por WhatsApp