endodoncia

En primer lugar, vamos a hablar del dolor pos-operatorio o el que se produce después de ser realizada la endodoncia o tratamiento de conducto. Esta, es una de las consultas más comunes de nuestros visitantes y pacientes.
Al desaparecer la anestesia utilizada por el profesional en el momento de realizar el tratamiento y días posteriores, pueden suceder varias cosas:

• Dolor en la pieza tratada y especialmente al morder sobre ella.
• Sentir el diente “más alto” que los demás, y por consecuencia “chocar” antes que el resto al cerrar la boca.
• Inflamación (hinchazón) de la encía que rodea la pieza dental o la zona de la cara vecina a ella (esto no es muy común pero sucede ocasionalmente)

Todos estos síntomas NO quieren decir que fue un mal tratamiento o fue realizado agresivamente y sin cuidado, son solamente consecuencias normales de este.
Todos estos síntomas se producen debido a que durante el tratamiento, el “ligamento o membrana periodontal” que rodea las raíces del diente y lo une al hueso, se inflama y al inflamarse se genera dolor y un aumento de grosor de dicho ligamento, haciendo que el diente sobresalga más que el resto y duela al morder. También el dolor e inflamación de la encía y ocasionalmente el rostro, puede ser debido a la impulsión de bacterias y restos de tejido o material de la endodoncia, a través de la raíz (ápice) a las zonas vecinas durante el tratamiento, ocasionando una reacción del cuerpo para defenderse que se traduce en hinchazón y dolor. Todos estos síntomas pueden durar un par de horas hasta una semana después y volvemos a repetir, que sucedan estos inconvenientes no quiere decir que el tratamiento fue mal realizado.

Tenemos que tener en cuenta que una pieza dental cuando se le realiza una endodoncia se elimina el paquete vasculo-nervioso de su interior (el famoso “nervio”) y se lo rellena con una pasta especial para ese fin y así evitar su reinfección. Por tal motivo, el diente ya no “siente”, esta “muerto”. A este diente “muerto” lo podemos desgastar, agujerear o perforar sin necesidad de “anestesiarlo”. Este diente no percibe ningún tipo de estímulo. Cuando se forma una caries en una muela con tratamiento de conducto, no se produce ningún tipo de síntoma relacionado con dicha caries, ya que esos síntomas son captados por el paquete vasculo-nervioso del diente, en donde se encuentra el “nervio”. Dentro de estos síntomas podemos nombrar, alta sensibilidad al frio, calor, a lo dulce y por supuesto al dolor.

¿Es posible que yo siga sintiendo dolor en esa muela tratada con endodoncia?

En primer lugar hay que descartar la posibilidad que la endodoncia se haya realizado incorrectamente. Existen situaciones en que el tratamiento de conducto realizado incorrectamente vuelve a doler igual o más que antes de su intervención. Esto suele suceder inmediatamente o al poco tiempo de realizado.
Por supuesto que hay infinidad de cuestiones técnicas que se consideran incorrectas en el momento de realizar una endodoncia que sería imposible de explicar fácilmente en este artículo, y que sus consecuencia o deficiencias pueden observarse inmediatamente después de terminado el tratamiento hasta en años posteriores.

Un diente con endodoncia no dolerá como el “famoso dolor clásico de muela”, latidos o palpitaciones por ejemplo, porque ese dolor se produce en el interior del diente en donde ahora tenemos la pasta de relleno del tratamiento de conducto, pero si otro tipo de dolor o molestias.

Estos dolores o molestias se pueden producir por diferentes causas:

• Fracturas de la pieza dental tratada o parte de ella. Esto suele cuando la reconstrucción del diente es muy extensa o si el paciente se quedo con la “pasta o relleno provisorio” que se colocó durante la endodoncia y no fue remplazada por una obturación definitiva.
• Incorrecta realización de la endodoncia quedando conductos dentales sin tratar o en forma insuficiente. El tratamiento es realizar correctamente la endodoncia. La sintomatología puede ser desde una simple molestia al morder a una hinchazón de la encía vecina a la pieza dental con la endodoncia y el rostro, dolor difuso, calor en la zona y puede estar acompañado de inflamación de ganglios, fiebre y malestar general de la persona.
• Procesos infecciosos (absceso) crónicos en el hueso circundante (al morder suele dar una molestia en la pieza dental tratada). El tratamiento es realizar nuevamente una endodoncia o apicectomía o la extracción de la pieza afectada. Este proceso infeccioso crónico se puede “agudizar” es decir, reactivar, produciendo que se inflama la encía y los tejidos de la cara que rodea al diente como también dolor, adenopatías, fiebre y malestar.

Por este motivo visite Smile Design Su Clínica Dental para controlar los tratamientos de conductos realizados y evitar complicaciones posteriores.

Comments: 0
Leave a Comment

Smilede Design Verificación de personas *