Las encías pueden sufrir por diferentes factores, pero especialmente por un mal cepillado, puede darse el caso de padecer problema de encías retraídas, en el que las encías desaparecen parcialmente dejando desprotegida la raíz del diente. A nivel estético empeora la sonrisa, pero es sobre todo un problema de salud.
El tejido gingival sano protege tus dientes de la enfermedad periodontal y la sensibilidad mientras permite esbozar una gran sonrisa. Los controles odontológicos de rutina junto con un cepillado apropiado son esenciales para mantener las encías sanas, sin embargo, algunos pacientes posiblemente necesiten algún tratamiento.

¿Estética o salud?

Ambas cosas. Con este tratamiento se solucionan problemas de salud y estética:
Injerto encías como solución de salud: cubre la raíz del diente que ha quedado sobre expuesta y de esta forma vuelve a tener la protección natural que ofrece la encía frente a la placa dental y las bacterias, mejorando la salud dental.
Injerto encías como solución estética: se recupera la belleza inicial de la sonrisa, manteniendo la armonía con el resto de las encías.

¿Cuántos tipos de injertos de encía hay?

Tres son los más habituales. Qué tipo sea el que más se adecúe a tu caso concreto el algo que debe decidir tu dentista, ya que es el que mejor conocerá tus necesidades.

• Injerto de tejido conectivo:En este procedimiento, se toma una pequeña área del paladar y se separa el tejido conectivo subepitelial pegándose a la encía que rodea el diente expuesto.
• Injerto gingival libre:Es parecido al anterior, en el sentido de que implica el uso de tejidos del paladar que hace las veces de “donante”, pero en vez de separar el tejido conectivo, se quita de un sitio y se pone en otro directamente. Este método es usado a menudo en personas que tienen la encíaa demasiado finas y requieren tejido adicional para engrosarlas.
• Injerto gingival pediculado:En este procedimiento, en lugar de tomar tejido del paladar, se coge de la encía que rodea al diente necesitado de restauración. El trozo de tejido (al que llamamos pedículo) no se retira del todo sino que se corta sólo parcialmente. Así la encía rodea al diente y luego se cose. Obviamente, esta técnica sólo puede ser utilizada con personas que tengan bastante material alrededor del diente para trabajar.

En ocasiones pueden utilizarse donaciones de un banco de tejido en vez de sacarlo del propio paladar. También es frecuente el uso de proteínas que estimulen la creación de tejidos para que tu cuerpo se repare rápidamente.

¿Por qué tratar la retracción de las encías?

El cepillado enérgico de los dientes y la enfermedad periodontal son dos causas principales de la retracción, que puede provocar lo siguiente:

• • sonrisa poco atractiva
• • sensibilidad radicular
• • pérdida de soporte óseo
• • caries dental
• • acumulación de placa
• • riesgo de futura retracción

El tratarlo mejorara la salud del paciente y la estética de su sonrisa.
Una sonrisa atractiva te hace parecer más interesante ante los ojos de las demás personas.
Acude a tu dentista para una valoración y el correcto procedimiento.

Comments: 0
Leave a Comment

Smilede Design Verificación de personas *